a project by Annie + Jessica Hamilton

#16: PUNTO Y TRAMA

#16: PUNTO Y TRAMA

Earlier this year, a beautiful pair of rescued and re-imagined jeans led us to Punto y Trama, a collaborative workshop and retail space in San Cristobal de las Casas in the South of Mexico.

We sat down with Manuela to chat about how the space came about, the process of collaborating with local artisans and her experience working with Fashion Revolution in Mexico.


Jess: How are you involved with the Fashion Revolution movement in Mexico?

Manuela: I am a Mexican Ambassador for Fashion Revolution. For a little while I was the Coordinator.

Jess: Were you working across the whole country?

Manuela: Yes, but it was very difficult to manage it all from here, this city is so small. I believe that industrial fashion has a bigger impact in larger cities, like in Mexico City, in the fashion district, but here the work is much more artisanal. There are many of us, from various cities around Mexico - here, in San Cristobal, and also in Guadalajara, San Luis Potosi, Mexico City and other cities - and we come together every year to run Fashion Revolution Week activities.

Jess: How did Punto y Trama come about?

Manuela: Actually, it was thanks to Fashion Revolution that we formed this idea. I was working for another organisation called Impacto and running an initiative called Traditional Fridays to boost the use of traditional clothing. In the state of Chiapas - well, Mexico in general - there is a large Indigenous population who still maintains their artisanship, so the aim of the project was to showcase their work and to enable them to sell more.  The initiative had an Instagram account and through it we started to become familiar with the Fashion Revolution movement. We began organising various events here in the city and ran one particularly large event in a gallery shop called Arteria, here in San Cristóbal, where a group of women set up a photography exhibition about their embroidery and other activities, alongside a clothing swap. The event had a lot of interest and a great response.

After that, we wanted to take the exhibition to other cities and keep this space set up here for workshops, with part of the space to act as a creative lab, or a cultural centre for the city. We really liked the idea that we would be working from the space ourselves and have a mix of cultures here. So Punto y Trama was born! The name is how it sounds, because punto is a new meeting point where we can write a new trama, a new history. We want to maintain the traditional work, but also be a point between different disciplines to create new products, new histories and new ideas. We wanted a space that celebrated the work of the artisans, but also something that was experimental; a space that was free for everyone, to hold exhibitions and everything. We’re still in that process, but everyone who has passed through has opened new doors. They go on and create new spaces, new collaborations and new ideas. That was what I wanted to make.

 Photograph courtesy of Punto Y Trama

Photograph courtesy of Punto Y Trama

Jess: The clothes you sell here, for example, these pants and this jacket, where are they made and how?

Manuela: Ignacio, the designer, is another fundamental piece of this puzzle. He arrived a while after we started, but he already had his own brand and defined aesthetic. He started to collaborate with artisans, in this specific case with artisans from Zinacantán. These are his own designs, but they are realised in collaboration with the local artisans who embroider by machine. The beauty and cultural wealth of San Cristóbal is that the textile work of each municipality is different to the others, for their techniques, their designs, their colours and their patterns. This particular machine work is a specific to the artisans of Zinacantán; they handle the technique very well.

We also have another project to recover garments for second use. There was a shop here that was closing and full of clothes like this, jeans, pants and jackets, that we were able to rescue. All these things I am wearing now were from this place, too. They are new, yes, because nobody has worn them before, but old because they were produced basically in the ‘70s. So we rescued them, sent them to be embroidered and gave them another life by turning them into new garments.

Jess: How did you form relationships with the artisans you collaborate with?

Manuela: Through families. We run the shop like a collective, at the moment we have about five members. Each one of us has different relationships and run different projects and one of the girls is married to a man from Zinacantán whose family are artisans. So, it was through her that this work was made. Many also come into the shop and I get to know them day by day, as they want to leave their products or start working in a more formal way or to gain more skills and knowledge. They are highly skilled in certain techniques, but in others not so much, like the finish or the details. They come here wanting to learn more so that their clothes can have higher value and are more refined.

 Photograph courtesy of Punto Y Trama

Photograph courtesy of Punto Y Trama

Jess: There have been cases of foreign or non-Indigenous designers using Indigenous designs and selling them for the fashion or tourist markets at high prices, without a collaborative process in place or a way for profits to benefit the weavers. Does this happen here?

Manuela: Yes, and worse, people don’t trust them or give them work, this is the problem. They rob their designs, have them produced industrially and many times they don’t give credit to the communities, or give them work. There have been various examples of this happening. One of the biggest was the case with Isabel Marant and a community in Oaxaca. She was clearly reproducing designs from this community in her collection, but of course, the work was not being done by the artisans. It was very controversial also, because these brands and big designers have the potential and the resources to really engage with the communities and commission the works from there. There could have been a beautiful collaboration and they would have really been supporting the communities with compensation and visibility. It’s ugly that it turns out this way. It’s a big problem, because these ethnic designs - the originals - they become really popular, the season booms and they sell well. There are so many collections and garments that are produced without giving credit or work to those who deserve it.

Jess: If a tourist comes here to San Cristobal de las Casas, to Chiapas, and buys something from a shop, how can they know it’s been made ethically?

Manuela: It depends, it’s complex. If you don’t know any better, you can easily confuse artisanal products with those that aren’t, or local artisans with those from other places. For example, in the same market, often the stallholders are simply sellers and are buying basic industrial products and selling them to tourists as though they were artisanal products from a local community. Last week we were sent a photo of shawls that looked like they were made in India, but they had been sold as though they were artisanal products from here. It’s difficult, because if you only spent a few days in one place it is hard to recognise or be able to distinguish. I am originally from Italy, but I have become better; still not 100%, but since I’ve now spent some years here and have been working in this area, I can now tell the difference. My advice is to ask. With our questions, we can learn a little bit more. Ask what the technique used is. Ask if it’s an industrial product. It’s easier to tell if they are telling the truth or not. Also, go to the oldest shops. For example, here in the Andador or in Real de Guadalupe there are shops that are older and more antique. Some sell various products from Guatemala, but when you go in, you can start to to see blouses from local zones and these can give you an idea of what styles are original and local. Otherwise, have a local accompany you while you shop to guide you. It’s important to have a bit of an education around this, otherwise it’s really hard to tell.

 Photograph courtesy of Punto Y Trama

Photograph courtesy of Punto Y Trama

Jess: Are the environmental and supply chain impacts of ‘fast fashion’ felt here?

Manuela: A lot of the problems here are more related to export, or like we were saying before, brands that don’t pay a fair price for the work. There is a lot of exploitation, but the impact of fast fashion we don’t feel too much here, particularly in San Cristobal because we are mostly markets and artisanal textiles so we aren’t so affected. In Tuxtla, an hour from here, they have just announced that they’re going to bring an H&M - everyone is so excited that finally H&M will be here! Yes, there are other problems regarding the production of garments. For example, although the garments are artisanal, they don’t produce the raw materials here and the raw materials aren’t good quality because they are industrial, so that is part of the problem as well, although not such a grand scale.

Also, the artisans don’t always know how to value their work. They may recover enough money to cover the costs of their materials and think they’re earning money, but they’re not taking into account the cost of their hours of work, when they travel to sell, or the cost of their scissors, etcetera. So it might not be so much the same problems here as with the big fashion markets, but there are other issues related to sustainable garment production. There are the chemicals they they use for the threads, the synthetic materials, or that the materials come from a country in Europe for example.

 Photograph courtesy of Punto Y Trama

Photograph courtesy of Punto Y Trama

Jess: What does fashion mean to you?

Manuela: It was always very important to me. For sociological reasons, let’s say, I was always interested in the ways we use these garments. I’m interested in their use in different towns, because they have very symbolic meanings. For me, clothes describe your personality, who you are and how you want to represent yourself. I always had very schizophrenic tastes; I liked everything. I always mix different artisanal garments and never was scared to express myself. It always interested me that that different people would come up and compliment me for what I was wearing, although they were very different things - my style was totally crazy! From women to little kids, they’d say, Oh how beautiful is your ring! How beautiful are these things. I love the idea that if something is second hand, it has a history and it’s unique. I found it to be the same with artisanal work as I began working more in this area.  When you value the work, you realise that you are wearing true pieces of art on your body and you are the only person who has that in the world. If there is something similar, even though it may be from the same artisan, it’s never going to be like yours, because it’s made by hand, it’s unique. So, this is what I love; the idea of putting little pieces of art together on your body that speak of you.

 Photograph courtesy of Punto Y Trama

Photograph courtesy of Punto Y Trama


A principios de este año, nos encontramos con Manuela en su tienda y espacio para talleres collaborativos, Punto y Trama, en San Cristóbal de Casas en el sur de México.

Nos hablamos sobre como empezó el espacio, el proceso de colaboración y su trabajo con Fashion Revolution


Jess: ¿Cómo trabajas con Fashion Revolution?

Manuela: Soy una Embajadora de México con Fashion Revolution. Por una temporada fui la Coordinadora.

Jess: ¿Trabajaste por todo el país?

Manuela: Sí. Era muy difícil manejarlo de acá y además de una ciudad como así tan chiquita. Creo que el tema industrial de la moda, tiene más impacto en ciudades más grandes como Ciudad de México, en el “fashion district”. Aquí es un tema más artesanal. Somos de varias ciudades de México - por ejemplo, aquí en San Cristóbal, Guadalajara, San Luis Potosí, Ciudad de México - entonces nos juntamos y cada año intentamos llevar la semana de la Fashion Revolution con actividades. Estamos intentando  juntos llevar las actividades con cada embajador.

Jess: ¿Me puedes decir cómo empezó Punto y Trama?

Manuela: De hecho, fue gracias a Fashion Revolution que empezamos con esta idea. Yo trabajaba para otra organización, se llama Impacto, y llevaba una iniciativa, que se llamaba Viernes Tradicional, para impulsar el utilizo de manera más moderna de las prendas tradicionales. Chiapas - bueno, México en general - es uno de los estados donde hay más presencia de indígenas, que todavía mantienen sus artesanías. Entonces, era para difundir su trabajo y para permitir que se vendieran más. Había esta iniciativa y esta página de Instagram, y a través de esta iniciativa empezamos a acércanos al tema del Fashion Revolution. Se llevaban anualmente eventos aquí. Yo, por eso, trabajando ahí, empecé a llevar la iniciativa y organizamos varios eventos aquí en la ciudad, uno bastante grande que fue en Arteria, otra galería de arte y tienda que hay aquí en San Cristóbal. Nos juntamos un grupo de chicas, montamos una exposición de fotografía, de bordados y otras actividades y una tienda de intercambio. Funcionó muy bien y hubo muchísimo interés y respuesta por parte de la gente.

Empezamos a querer llevar la exposición itinerante en otras ciudades pero desde este espacio que es la enseñanza. Parte sería como el laboratorio creativo de la enseñanza, que es un proyecto más grande, como una casa de ciudad y se propone como centro cultural. Nos gustó la idea de incorporarnos adentro de este espacio para promover así, de manera cultural y la mezcla. Por eso, nace también este espacio, que es Punto y Trama. El nombre es un poco lo que significa, porque es como un nuevo punto de encuentro para escribir una nueva trama, una nueva historia. Claro, hay mucho de lo tradicional, pero, aquí éramos como mezclar cosas, ser un puente entre diferentes disciplinas para generar nuevos productos, nuevas historias y nuevas ideas. Entonces, algo que se relaciona con la difusión de los productos de las artesanas, pero también, que fuera experimental y tener un espacio que fuera disponible para todos, igual para montar exposiciones, cosas así. Todavía estamos en el proceso, y gracias a todas las personas que llegan se van abriendo nuevas puertas, se van creando nuevos espacios, nuevas colaboraciones y nuevas ideas. Esto era lo que quería hacer.

 Photograph courtesy of Punto Y Trama

Photograph courtesy of Punto Y Trama

Jess: La ropa aquí, por ejemplo estos pantalones y este jacket, ¿dónde están hechos y cómo?

Manuela: Ignacio, el diseñador, es otra pieza fundamental. Llegó después de un rato, pero él ya tiene su marca y una estética bien definida. Empezó así, con colaboraciones con artesanas, en este caso en específico son artesanas de Zinacantán. Ese trabajo está hecho con diseños propios, pero trabajado por las artesanas bordado a máquina, porque manejan varias técnicas. La belleza y riqueza de San Cristóbal es que cada municipio se diferencia de los demás, por técnicas, diseños, colores y patrones. Entonces, ese trabajo de máquina es como una especialización que tomaron las artesanas de Zinacantán, como que ellas manejan muy bien esta técnica ahora.

Nosotros también tenemos un proyecto de recuperación de muchas prendas que eran de segundo uso. Esto era una tienda, ya cerró y de ahí recuperamos muchas prendas porque eran viejita. Los que traigo yo son de ahí también. Había muchas cosas que ya no son muy nuevas. Nuevas sí, porque nadie las había utilizado, pero viejas porque sí fueron producidas básicamente en los años 70 y de ahí recuperamos muchas de estas, como vaqueros, muchos pantalones y muchas chaquetas. Nosotros le dimos la vuelta, le dimos el chiste: mandándoles a bordar para que sean rescatadas y darle también otra función, que pudiera ser otro tipo de bordado y para levantar una prenda.

Jess:  ¿Cómo se vincularon con las artesanas?

Manuela: Eso es de familias, porque es como una tienda colectiva, ahora somos como cinco  integrantes. Cada uno tiene relaciones diferentes, manejas proyectos diferentes y una de las chicas está casada con un chico de Zinacantán y su familia sí son artesanos. Entonces, con ella se hizo este trabajo. Muchísimas también entran y las voy conociendo así de día a día, porque llegan, quieren dejar sus productos o quieren empezar a trabajar de manera más formal o tener más conocimientos también. Ellas manejan muy bien algunas técnicas, pero en otros temas igual no mucho, como el acabado y los detalles. Entonces, sí quieren aprender más para que sus prendas sean también más valoradas por más refinadas, digamos.

Jess: Ha habido problemas con diseñadores extranjeros o no indígenas que toman los diseños de las tejedoras indígenas y se venden por turismo o por moda, y los venden a precios muy altos y pagando muy poco a las artesanas . ¿Esto sucede?

Manuela: Sí, más bien no le encargan ni los trabajos, este es el problema. Como que les roban los diseños y lo producen industrialmente, no dan créditos muchas veces a las comunidades, a los municipios y no dan trabajo tampoco. Hubo ya varios ejemplos, como el caso más grande, fue con Isabel Marant. Hace un par de años de una comunidad de Oaxaca, que en su colección se veían claramente reproducidos diseños originarios de esa comunidad, pero claro, el trabajo no estaba hecho por ellas. Es muy controversial también, porque estas marcas de grandes diseñadores sí tendrían el potencial, sí tendrían los recursos para realmente encargar los diseños ahí, y podrían darle su recompensa y podrían darle visibilidad. Sí habría una bonita colaboración y estarían apoyando realmente las comunidades. Es feo que se haga esto. Es un problema muy grande, porque los diseños étnicos, los originarios, sí gustan, están teniendo una gran temporada de auge, de éxito. En muchas colecciones o prendas se reproducen, pero sin darle el crédito a quien lo merece y sin darles trabajo.

 Photograph courtesy of Punto Y Trama

Photograph courtesy of Punto Y Trama

Jess: Si una turista viene aquí, a San Cristóbal de las Casas, a Chiapas, y compra algo de una tienda, ¿Cómo puede saber si está hecho artesanalmente?

Manuela: Depende, es que es complejo, porque es un poco difícil. A veces, si no conoces bien, puedes confundir muy fácilmente cosas artesanales de las que no son, o también de artesanías de otros lugares, de las que sí son originarias de este lugar. Porque, por ejemplo, en el mismo mercado, las mismas artesanas muchas veces son simplemente revendedoras y ya están comprando básicamente productos industriales. Igual van con los turistas y los venden hasta como si fueran artesanales. La semana pasada nos enviaron una foto y eran como chalinas de La India, parecían, pero las estaban vendiendo como si fuera productos artesanales de aquí.

Es difícil, porque si pasas sólo unos pocos días en un lugar, es complejo reconocer o poder distinguir. Soy originaria de Italia, y ya puedo más, no al 100%, pero porque llevo aquí unos años y estoy trabajando en esto, entonces, ya puedo reconocer. Mi consejo es preguntar. Con las preguntas, igual puedes descubrir un poquito más.  Entonces, preguntar qué técnica es, y igual si es un producto industrial. Es más fácil descubrir si te están diciendo la verdad o no. Y también ver o meterte en las tienditas más antiguas. Por ejemplo, en el Andador Guadalupano, hay varias tiendas que son más antiguas. Algunas tienen varios productos de Guatemala, pero cuando entras, puedes empezar a ver  varias blusas de la zona y darte una idea de lo que sí es originario de aquí. Puedes empezar a distinguirlas de otras cosas, como que se ven un poco raras,  o tener algún lugareño, que te acompañe en tus compras. Sí puede guiarte y ayudarte porque realmente si no tienes un poco de educación en el tema, es difícil distinguir.

Jess: ¿Cuáles son los impactos de ‘la moda rápida’ que se sienten aquí, ambientalmente y en la producción?

Manuela: Creo que hay muchos problemas con la ropa de exportación. Como decíamos antes, no se pague el precio justo por muchas cosas o también hay mucha explotación. El tema de ‘moda rápida’ aquí todavía no se siente mucho, porque todavía, por ejemplo, en lo especifico en San Cristóbal no hay grandes tiendas así. En Tuxtla, que está a una hora, ya se está anunciando que van abrir el H&M, y todos entusiasmados de que por fin está llegando H&M acá! Aquí eso con el tema de lo artesanal o de muchos bazares, como que todavía no afecta tanto. Hay otros problemas con respecto al sistema de producción. Aunque, por ejemplo, sean artesanales las prendas, aquí no se producen las materias primas. Igual es un trabajo artesanal, pero igual la materia prima tampoco son de buena calidad porque igual son industriales, entonces ya es parte del problema también, aunque no sea sobre gran escala.

Lo mismo que las propias artesanas no sepan valorar su trabajo. Una vez que recuperan, por ejemplo, el dinero de los materiales, piensan que ya están ganando. No están así, por ejemplo, costeando sus horas de trabajo, cuando se mueven para ir a vender o el costo de sus tijeras, y cosas de este tipo. Como que igual no es tanto el tema de las grandes cadenas de ropa, pero sí hay otros temas con respecto a la producción de las prendas que habría que trabajar más, para que sea un trabajo sostenible al 100%. Como los químicos que utilizan por los hilos, igual no es algodón pero igual proviene de un país europeo porque lo dejan mejor.

 Photograph courtesy of Punto Y Trama

Photograph courtesy of Punto Y Trama

Jess: ¿Que significa la moda para ti?

Manuela:  Realmente es muy importante, porque por temas así como de sociología, digamos, me interesa el uso que hacemos de las prendas. Me interesa mucho el uso que hacen en varios municipios, porque tienen una significado bien simbólico. Para mi siempre lo fue, porque describe quién quieres ser tú  como persona, te describe así o cómo te representas. Yo siempre tuve gustos así muy esquizofrénicos, porque me gusta de todo y lo junto todo, y por eso siempre mezclé mucho con las artesanías. Nunca tuve miedo. Al contrario, siempre me pareció muy interesante el hecho de que personas muy diferentes se acercaran a mí y me hicieran cumplidos por varias cosas que tenía. Aunque eran cosas muy diferentes, mi estilo era muy loco! Desde la señora hasta el más joven, o el niño me decían: “Ay, qué bonito tu anillo o, Ay, qué bonitas algunas cosas” Me gusta mucho este tema de que si son prendas de segunda mano, pues tienen una historia, son únicos. Es el mismo tema también de las artesanías. Ya como que me metí más en este tema de conocer el tipo de trabajo. Cuando valoras el trabajo, te das cuenta de que tienes en tu cuerpo verdaderas piezas de arte. Eres la única que lo tiene en el mundo, porque hay algo parecido, aunque sea de la misma artesana, pero nunca va a ser como el tuyo, porque es artesanal, porque es hecho a mano, es único. Me gusta mucho esta idea de llevar pequeñas piezas de arte en el cuerpo y que hablan de ti todas estas piezas diferentes que te pones juntas.


You can find Punto Y Trama on instagram at @puntoytrama and on facebook here.

Header photograph courtesy of Punto Y Trama

Check out Fashion Revolution for more information, including local Fashion Revolution Week events and ways that you can get involved. 

This conversation was originally held in Spanish and translated to English. Thank you to our good friends Max, Michelle & Alvaro for helping with translation.  

 

#17: FASHION REVOLUTION WEEK

#17: FASHION REVOLUTION WEEK

#15: CAMILLE REED

#15: CAMILLE REED